Redes TETRA compartidas: fiabilidad, seguridad y… optimización de la inversión

Existen dos modelos de operación en las redes TETRA, las dedicadas, que son las que utiliza exclusivamente una única agencia, y las compartidas que, como su propio nombre indica, la comparten diferentes grupos de usuarios pertenecientes a diversas organizaciones.

Los sistemas de comunicaciones críticas tienen que cumplir una serie de requisitos fundamentales: deben ser robustas, proporcionar una óptima cobertura y ofrecer una alta fiabilidad y resiliencia ante la ocurrencia de fallos. Pero además, es igualmente deseable que la inversión realizada en la adquisición, puesta en marcha y operación dé el mayor retorno posible. Todas estas características describen y son deseables para ambos modelos de operación, aunque lo cierto es que en lo que se refiere a optimización de la inversión, las compartidas tienen cierta ventaja.

Agencias de seguridad pública (policía, bomberos, ambulancias), grupos municipales de servicios a los ciudadanos (recogida de residuos, gestión de aparcamientos, control de las aguas), entes de la gestión del transporte (metro, autobuses, tranvías…) e incluso empresas privadas pueden, pese a no compartir un núcleo operacional o de misión común, estar bajo el paraguas de una misma infraestructura TETRA, y compartir de este modo los gastos tanto de su despliegue como de su mantenimiento.

En este sentido, la tecnología TETRA reúne las funcionalidades y condiciones de interoperabilidad, flexibilidad y eficiencia espectral necesarias, además de ser una tecnología que ha demostrado un gran rendimiento en los miles de sistemas desplegados en todo el mundo y que ha probado una larga vida útil. Asimismo, es fácilmente escalable, lo que hace que sobre el sistema inicialmente desplegado se puedan realizar ampliaciones de manera sencilla para poder dar servicio a cada vez más usuarios. Como otro valor añadido, dispone de las herramientas para medir en todo momento el tráfico y sobre esa información, realizar los ajustes que sean pertinentes.

Así pues, un sistema TETRA, como es el caso de la infraestructura NEBULA de Teltronic,
garantiza que cada agencia tenga control exclusivo sobre sus usuarios, grupos y flotas, con privacidad total y sin inferencias. Ofrece para ello modelo de operación que dota de esa independencia a las agencias, no solo en la gestión de grupos y usuarios, sino también en la de parámetros asociados, como puede ser servicios TETRA accesibles, zonas de operación, reproducción de sus propias grabaciones, acceso a sus propios registros de llamadas…

A través del Sistema de Gestión de Red (NMS, por sus siglas en inglés Network Management System) se crean redes virtuales cuya gestión se asigna a un operador distinto, y estos normalmente no podrá ni ver ni interactuar con las otras redes virtuales, aunque puede suceder que, en ocasiones excepcionales, pensemos un escenario de catástrofe natural por ejemplo, interese que las distintas agencias puedan comunicarse entre sí para mejorar su coordinación y cooperación.

Es necesaria pues la figura de un gestor global de la red que, partiendo de una visión global del sistema, pueda habilitar el acceso a nuevas agencias y encargarse del buen funcionamiento y salud del sistema, para que las agencias usuarias puedan hacer uso del mismo. Es decir, este gestor global estaría situado en un plano superior al de las agencias usuarias, y arbitraría el correcto estado continuo del sistema TETRA y resolución de posibles conflictos entre agencias usuarias. De este modo, por ejemplo, el gestor global sería el encargado de fijar las distintas prioridades de llamada de los grupos en el caso de que fuera necesario.

EXPERIENCIAS DE ÉXITO

A lo largo de sus más de 40 años de trayectoria, Teltronic ha desarrollado diversos casos de éxito en el diseño y despliegue de redes compartidas. Así, Itelazpi, en el País Vasco, supone un gran ejemplo de cómo una red compartida puede proveer a cada uno de los usuarios de soluciones adaptadas a sus necesidades, asegurando su gestión independiente y la coordinación de todos ellos en casos de emergencia. Puesta en marcha en 2009, ha ido creciendo progresivamente con la inclusión de nuevas agencias y grupos de usuario, así como con nuevas aplicaciones y servicios TETRA. El modelo de explotación llevado a cabo por el operador Itelazpi supone una serie de ventajas clave en términos de cobertura, seguridad y mantenimiento de la red, lo que sumado a la interoperabilidad entre las diferentes organizaciones de seguridad pública redunda en una respuesta más integrada y efectiva.

RESCAN es el sistema de comunicaciones que implantó el Gobierno canario para mejorar la gestión de emergencias y garantizar la seguridad. La red da cobertura a todo el territorio y, junto con 7.000 terminales, proporcionara servicios de comunicaciones a más de 500 grupos de usuarios.

Fuera de España, GIRN (Government Integrated Radio Network) es el nombre de la red nacional TETRA que garantiza la seguridad pública en Malasia. La capital Kuala Lumpur, su área metropolitana y las regiones vecinas son sólo algunas de las zonas en las que la red ofrece su cobertura. Asimismo, hasta 14 agencias de seguridad pública hacen uso de la red y cuenta con estaciones base transportables que dan cobertura en regiones inhóspitas en casos de emergencia.

La convivencia de las agencias, ya sea a nivel local, regional o incluso nacional, puede atenerse a un modelo de concesión de distinto grado de servicio en el acceso al sistema para cada una de ellas. Para ello, se definiría el grado de servicio que va a observar cada agencia, y el sistema asignará automáticamente los recursos según el nivel de servicio previamente acordado. Además y de cara a futuro, se pueden utilizar estrategias de big data para balancear de forma más exacta este grado de servicio entre agencias, o redefinir sus valores para ajustarse a la realidad operativa de cada agencia.